Cadillac dice que estará eliminando los nombres alfanuméricos de su marca

Cadillac se quizo parecer a su competencia alemana y siguiendo marcas como BMW y Mercedes, empezó a llamar a sus autos como; CT5, VT4, CT6 y así. Una fantasia de querer copiar a las marcas de lujo alemanas que tienen los modelos alfanuméricos.

Lincoln, otra marca que quizo tener un ADN alemán y le puso nomenclaturas a sus autos, logrando confundir a los compradores, está volviendo a los nombres en lugar de MKX y MKT.

El Cadillac Escalade quedó exento de la convención de nomenclatura, y eso se mantendrá como está. Pero si usted ara por la calle a cualquier persona que le puede gustar un Cadillac y le pregunta qué modelo le gusta, seguro que no será uno Alfanumérico, ya que es muy confuso para el consumidor americano, algo que ya eta acostumbrado el consumidor alemán.

No me acuerdo si era durante la presentación del CT6 o el CT5 o el CT5-V, ya que quizás “Confucio” se acuerde, pero en una de esas presentaciones, pregunte si esas nomenclaturas de llamar a los autos por letras y números no serán un poco confuso para el consumidor americano.

Me contestaron que de ninguna manera, si los alemanes los llaman así, porque nosotros no. Luego de esas preguntas Cadillac no me invito más a sus eventos.

En mis 37 años en la industria me encontré con tantos ejecutivos que llegaban de grandes universidades con todos los honores, pero sabían de autos como yo cazar patos, y que han llevado a los desastres que le han ocurrido a las automotrices americanas.

Los japoneses, coreanos, ingleses y alemanes son más cuidadosos en elegir a sus ejecutivos. Las buenas notas de la universidad, pero no los califican para manejar una automotriz.

Artículo anteriorSubaru llama a revisión unos 670.000 vehículos en los Estados Unidos
Artículo siguienteIndustria automotriz: Lo que dejó el 2019 y lo que podrá pasar en el 2020
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.